Hoy en día vivimos en un mundo más competitivo, cada vez tenemos nuevos competidores  o nacen nuevos productos alternativos, lo cual se ve reflejado monetariamente en nuestra empresa. Si bien, no podemos tener el control de nuestra competencia, podemos tener el control de nuestra propia empresa.